Beneficios de la lactancia materna

Beneficios de la lactancia materna. Para el bebé y la madre

Por Analí Pérez
13 de julio de 2024

Tras el parto, las madres no siempre muestran o hablan de sus sentimientos o miedos a la hora de amamantar, hablamos de uno de los períodos de la vida de la mujer en el que existe más vulnerabilidad emocional. Es por ello, que creo que nunca será suficiente la información que les podamos dar, para que se sientan seguras de si mismas y confíen en que ¡Lo están haciendo bien!

La lactancia materna es una práctica indiscutible y es la forma ideal de aportar a los niños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo adecuados.

En este artículo os hablaré de las ventajas de esta alimentación en el bebé y la mamá.

Características de la leche materna

La leche es específica de cada especie, es decir, la leche de una especie NO permite asegurar la supervivencia de la cría de otra.

A diferencia de la fórmula láctea, es más digestiva.

¿De qué está hecha la leche materna?

La leche está formada por diversos componentes, el principal es el agua, con un 88 %. Además:

Es rica en:

  • proteínas
  • aminoácidos esenciales
  • inmunoglobulinas, que aportan un factor protector frente a las infecciones
  • grasas esenciales, muy importantes para el desarrollo neurológico y la visión del bebé.
  • lactosa, muy necesaria para el crecimiento y el desarrollo, y clave para la absorción del hierro, el calcio y el magnesio, que favorecen la colonización intestinal del lactobacilus bifidus.
  • múltiples minerales: calcio, hierro, zinc, flúor y magnesio)
  • vitaminas (A D E K, y del complejo vitamínico B)

Además contiene:

  • hormonas
  • factores de crecimiento, que ayudan a la maduración del sistema nervioso central, el sistema inmune y la maduración intestinal, además de estimular la síntesis del ADN ARN con el crecimiento y maduración de ciertos órganos.

La leche materna. Único y personalizada

La leche materna es un alimento personalizado, ya que una de sus propiedades es la capacidad de adaptación a las necesidades específicas de cada niño. Se va transformando a lo largo de la lactancia, del día, o de cada toma, según sus necesidades. Incluso hay evidencias de que puede cambiar si tu bebé está enfermo o cuando el destete está próximo, ya que el cuerpo materno es capaz de reconocer estas señales.

Excelencia nutricional de la leche materna

Al ser el alimento de excelencia nutricional, se ha comprobado que los niños alimentados con pecho materno tienen un menor riesgo de desarrollar atopia, enfermedad celiaca, alergias alimentarias y respiratorias, disminuye significativamente la capacidad de padecer en la edad adulta enfermedades no transmisibles (diabetes, obesidad e hipertensión).

En una última revisión, la Dra. Foteini Kaukulas alertó sobre la presencia de células madre, probablemente relacionadas con la disminución del riesgo de cierto tipo de cánceres en la infancia.

Por último, y no menos importante, la lactancia materna estimula el desarrollo y maduración de las funciones del aparato bucal y contribuye en la prevención de anomalías dentales, bucales y maxilofaciales. Además de prevenir la adquisición de hábitos viciosos orales.

Vínculos emocionales

Desde una mirada emocional, es bien conocida la respuesta de angustia que se genera cuando se separa un niño de su madre, la lactancia materna al fomentar el contacto directo piel con piel, facilita el vínculo de apego con la madre, estos bebés se relajan, lloran menos, se sienten más seguros y así se sientan bases sólidas para moldear el comportamiento y el temperamento del bebé en la edad adulta. Algunas evidencias sugieren que la lactancia materna podría ser protectora ante los trastornos de salud mental.

Ventajas de la lactancia materna para la madre

Ahora bien y ¿qué pasa con las madres cuando amamantan? Como bien sabemos, la lactancia es el resultado de una compleja interrelación hormonal, sus dos grandes hormonas, la prolactina y la oxitocina, afectan de manera directa en la propia psicología materna.

La prolactina, además de activar la síntesis de leche materna, tiene un papel activo en la conducta maternal, ya que genera un fenómeno de adaptación cerebral que estimula la conducta maternal de protección, reduce la respuesta al estrés, es ansiolítica, a la vez que facilita la neurogénesis, que mantiene ese estado de vigilancia.

La oxitocina disminuye la ansiedad, obsesividad y la reactividad al estrés, estimula la conducta de cuidado. Numerosos estudios destacan su efecto antidepresivo. Mientras se da el pecho, dicha hormona también ayuda en la regulación de presión arterial, aumenta el umbral de tolerancia al dolor. Al estar ligada directamente con las contracciones uterinas, ayuda a reducir la hemorragia postparto y, por tanto, la posibilidad de anemia.

La lactancia materna reduce las posibilidades de la madre de padecer una enfermedad cardíaca y diabetes de tipo 2 a lo largo de la vida. Las mujeres que dan el pecho tienen menos riesgo de infartos e ictus, de ahí que la Asociación Americana del Corazón recomiende mantener la lactancia materna hasta al menos el primer año del bebé, siempre que sea posible, y teniendo en cuenta que cada seis meses el riesgo disminuye un poco más (del 3 al 4%).

Además, reduce el riesgo de cáncer cada mes extra que se da el pecho. Incluidos los cánceres de mama, ovarios y útero.

Ambas hormonas están estrechamente relacionadas con el vínculo del apego, que se produce con la díada.

Otros estudios sobre el efecto de la lactancia en la madre han demostrado que las que amamantan se muestran más sensibles a las demandas del bebé a lo largo del tiempo, de las que no. (Britton et 2006 y Jonas 2015)

Iniciar el apego con tu bebé

Sobran los motivos para elegir dar la teta, es posible que no sea una tarea fácil, que demande tiempo y que a veces puede agotar. Por ello, debemos rodearnos de gente que nos acompañe en el proceso, nos estimule, y nos brinde el soporte y las herramientas necesarias para no colapsar en el intento.

La lactancia materna debe ser vivida como un derecho para la madre, el niño y la familia, no tengas miedo en exigir información sobre este tema.

Y si tienes dudas o quieres compartir tu experiencia, ¡adelante! Seguro que muchas personas se beneficiarán de los comentarios.

¡Ánimo! ¡Sí Puedes! Y si dudas, consulta. Las y los profesionales estamos aquí para acompañarte en este fantástico viaje.

Si quieres más información sobre crianza respetuosa, sígueme en Instagram: @analipediatra

Lee, escribe, comenta y participa en el artículo de este blog.

Sobre la autora

Pediatra neonatóloga especialista en lactancia materna y BLW. Analí Pérez se define como “una pediatra que busca ser una herramienta para el acompañamiento de cuidadores que deseen criar con un abordaje libre y respetuoso.”

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Suscríbete

Apúntate a nuestro newsletter y no te pierdas ninguna novedad.

 

¡Te has suscrito correctamente!