Lactancia materna exitosa

5 Recomendaciones para una lactancia materna exitosa

Por CoWoman
13 de julio de 2024

El 30 de junio de 2015 fui madre por primera vez y hasta el mes de agosto no conseguí una lactancia materna exitosa.

Ese mes y medio fue horroroso, lleno de incertidumbres, sufrimiento, confusión, sueño y muchos llantos.

Por eso me formé para ser asesora de lactancia, para ayudar a mujeres y familias a conseguir el éxito.

Y de allí que para mí sea tan importante esta semana de agosto, ya que es la Semana Mundial de la Lactancia Materna, un buen momento para hacer público y dar ayuda y conocimientos a las personas que lo necesitan.

Con este artículo me gustaría compartir unas pocas recomendaciones para ayudaros en vuestra lactancia.

5 Consejos para una lactancia materna exitosa

Formación

Muchas de las recomendaciones que nos encontramos son a partir del momento de nacer; pero a mí me gustaría que se empezaran a contemplar antes.

Debemos tener claro que tomar la decisión de dar el pecho como la de ser madres y/o padres debe ir acompañado siempre de un proceso amplio de aprendizaje, que podemos empezarlo a lo largo del embarazo.

Aprovechando esos meses para leer, reflexionar y aprender.

Aunque esto lo hagamos, como todo en la vida, es cuestión de práctica. Pero tener una base teórica nos ayudará y empoderará a vivir con más seguridad este momento.

Por lo tanto, mi primera recomendación sería formarse y para ello son de gran ayuda los cursos preparto dirigidos por profesionales.

En dichos cursos las futuras familias pueden preguntar, resolver dudas y sobre todo verse con mujeres en su misma situación, crear vínculo y comunidad es de gran ayuda.

Dieta sana y equilibrada

La siguiente recomendación sería llevar un estilo de vida saludable y una buena alimentación.

Las dietas altas en azúcares e hidratos nos harán estar más inestables, llevándonos a un aumento de peso innecesario, que después hará que nuestro embarazo o lactancia puedan verse comprometidas.

 Tanto en el embarazo como en la lactancia, nosotras somos el alimento de nuestro bebé, de ahí que sea tan importante cuidarse especialmente en este momento.

Después del nacimiento, seguir con una dieta variada está asociada a una mayor aceptación de los alimentos cuando el niño o la niña estén en edad de incorporar sólidos, puesto que el sabor de la leche irá cambiando según lo que vayamos comiendo.

Adaptación de la ropa

Durante el embarazo todo nuestro cuerpo cambia y por ello también tendrá que hacerlo nuestra ropa.

Los pechos crecen y será necesario cambiar de talla de sujetador y buscar tejidos suaves que nos hagan sentir cómodas.

Esto puede parecer bastante obvio; pero os sorprendería la de mujeres que no lo tienen en cuenta. No hacerlo puede producir irritaciones y/o heridas.

Práctica

Una vez que nazca el recién nacido, se debe colocar piel con piel con la madre lo antes posible, de esta manera se cogerá al pecho y empezará a succionar quizás con algo de ayuda del personal que nos acompañe en ese momento, pero realmente es un acto reflejo que son capaces de hacer solos incluso de llegar trepando hasta el pecho.

Durante estas primeras veces debemos tener presente y recordar todo aquello aprendido en las formaciones, no será necesario utilizar pezoneras, ni chupetes.

Estamos en modo aprendizaje, hace falta practicar y tener paciencia.

Hay bebés que se cogen bien a la primera y otros que necesitan más ayuda y las madres también, pues nadie nace enseñado.

Tener una postura cómoda y un entorno tranquilo será de gran ayuda.

También es importante que sepamos que no todos los profesionales que nos atiendan serán expertos en lactancia por lo tanto, deberemos saber que quizás habrá recomendaciones o comentarios que no hay que escuchar demasiado, de la misma forma que puede pasar con la familia y los amigos.

Descanso

Un buen descanso es vital para poder tener la mente clara y el cuerpo con fuerzas para seguir, de forma que debe ser prioritario el descanso.

Aprovechando los ratos que el recién nacido duerma para hacerlo nosotras también.

La falta de sueño se puede convertir en nuestro gran enemigo, puesto que con él vendrán los nervios, la tensión y todo ello puede hacer que tengamos menos capacidad para atender a nuestro bebé.

Durante los primeros días en casa o en el hospital, limitar las visitas en tiempo y animar a quien venga que nos traiga comida, pañales o que ayude en tareas de casa, puede ser de gran ayuda para favorecer nuestro descanso.

Espero que estas recomendaciones os ayuden en vuestra lactancia, no dudéis en pedir ayuda a especialistas si lo necesitáis.

Y si quieres más consejos sobre lactancia materna y crianza respetuosa, te animo a seguirme en instagram.

¡Feliz Semana de la Lactancia Materna!

Lee, escribe, comenta y participa en el artículo de este blog.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Suscríbete

Apúntate a nuestro newsletter y no te pierdas ninguna novedad.

 

¡Te has suscrito correctamente!