CALP
  • Cowoman
  • $
  • Embarazo
  • $
  • El suelo pélvico importa, pero en este caso: ¡mejor acompañado que solo!

El suelo pélvico importa, pero en este caso: ¡mejor acompañado que solo!

Por Rosa Nieto Pascual
12 de julio de 2024

Muchas veces, cuándo pensamos en el suelo pélvico, lo hacemos de forma aislada, y es un error, ya que sabemos que el suelo pélvico trabaja de forma conjunta y coordinada con otros grupos musculares cómo son abdominales, lumbares, glúteos y diafragma torácico. Todo este conjunto que trabaja de forma sinérgica se denomina CALP o CALPP, y de su funcionamiento correcto va a depender que tengamos una buena salud pélvica.

¿Qué es el CALP o CALPP?

El complejo abdominolumbopélvico (CALP) o también de nominado complejo abdominolumbopélvicoperineal (CALPP) si incluimos el periné, se refiere al conjunto de músculos y estructuras anatómicas que se extienden desde el abdomen hasta la pelvis y la región perineal (la zona entre los genitales y el ano). Este complejo está formado por los músculos abdominales, lumbares, glúteos y pelvitrocantéreos, diafragma torácico y suelo pélvico, y es importante, para varias funciones, entre ellas la postura, la respiración, la estabilidad, movimiento y control.

¿Es lo mismo que el CORE?

Pues en esencia sí. Son diferentes nomenclaturas para referirse más o menos a lo mismo.

El término «CORE» se refiere al núcleo o centro del cuerpo humano, y también incluye los músculos del abdomen, la parte baja de la espalda, la pelvis y la cadera. Estos músculos trabajan juntos para proporcionar estabilidad y fuerza en el tronco, lo que permite un movimiento eficiente de las extremidades.

Gracias a la industria del fitness y el ejercicio, el término CORE se está utilizando de forma habitual, ya que se considera fundamental para mejorar la postura, prevenir lesiones y mejorar el rendimiento deportivo. Los ejercicios de CORE pueden variar desde simples contracciones abdominales hasta movimientos más complejos que implican el movimiento de las extremidades. Algunos de los músculos que se consideran parte del CORE incluyen la musculatura abdominal al completo (el recto abdominal, los oblicuos y el músculo transverso del abdomen), los músculos del suelo pélvico, los músculos de la espalda baja y los glúteos. Un entrenamiento efectivo del CORE involucra ejercicios que trabajan estos músculos de manera coordinada y equilibrada.

El complejo abdomino-lumbo-pélvico-perineal por su parte, es un término que describe la interacción funcional entre varias estructuras anatómicas en el área del abdomen, la lumbar, la pelvis y el periné. Estas estructuras incluyen músculos, ligamentos, fascia y tejido conjuntivo, huesos, órganos y estructuras neurovasculares y son esenciales para muchas actividades cotidianas, como caminar, sentarse, pararse y levantar objetos. También es importante para las funciones del tracto urinario, el tracto digestivo y los órganos reproductivos.

Podemos comparar esta estructura con una “caja” que está situada en la zona central de nuestro cuerpo.

CALP
Complejo abdominolumbopélvico o abdominolumbopélvicoperineal

Esta “caja” está delimitada:

  • Por arriba por el diafragma torácico (diafragma respiratorio)
  • Por debajo por el suelo pélvico (diafragma pélvico) y glúteos y pelvitrocantéreos.
  • Por delante por la musculatura abdominal (recto anterior del abdomen, oblicuos internos y externos, y siendo el más profundo y estabilizador, el transverso abdominal)
  • Por detrás la musculatura lumbar (multífidos, erectores de la columna, cuadrado lumbar)

Dentro de esta “caja”, encontraremos lo que llamamos el Espacio Manométrico Abdominal que va a ser crucial al hablar de la correcta gestión de presiones intra-abdominales e intra-pélvicas (que por su complejidad le dedicaremos un próximo artículo)

¿Y cómo debe trabajar?

Pues la respuesta es fácil: de manera conjunta y buscando la funcionalidad y sinergia. Es decir, haciendo que todas las estructuras funcionen de manera coordinada y equilibrada. Buscando ejercicios que impliquen la activación de todas las estructuras que forman el CALPP en tiempo, fuerza e intensidad correcta. Cuando hacemos ejercicios de suelo pélvico y/o abdomen hemos de pensar en trabajar con la postura, respiración, movimientos, resistencias y fuerzas, velocidad, que impliquen la correcta activación de todas estas estructuras, si no, el trabajo no será efectivo. 

Entonces, ¿hacer Kegel es bueno o no?

Hacer solamente ejercicios de Kegel (contracciones aisladas del suelo pélvico) se queda corto en cuánto a recuperar la funcionalidad de todo el CALPP. Si queremos un suelo pélvico funcional, este debe trabajar correctamente con el resto de músculos que lo forman. Así que, ya sabes, a partir de ahora, los ejercicios de suelo pélvico mejor acompañados

Si tienes dudas, estaré encantada de ayudarte. Un abrazo súper fuerte, 

Rosa Nieto Pascual

Fisioterapeuta especialista en salud de la mujer

Lee, escribe, comenta y participa en el artículo de este blog.

Sobre la autora

Fisioterapeuta especialista en salud de la mujer. Rosa Nieto Pascual es fisioterapeuta y mamá de dos peques de 7 y 4 años. Desde que dejó la universidad tuvo claro que lo suyo era el embarazo y el suelo pélvico. Desarrolla su carrera profesional en hospitales, centros privados y en centros deportivos.⁣⁣

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Suscríbete

Apúntate a nuestro newsletter y no te pierdas ninguna novedad.

 

¡Te has suscrito correctamente!