Masaje perineal

Masaje perineal

Por Yolanda Ribas
15 de junio de 2024

El masaje perineal elastifica los tejidos del suelo pélvico (zona perineal) que de por sí, en el embarazo, en situaciones de bloqueo emocional, en cicatrices abdominales o perineales se suele perder. Es un masaje orientado a conocer tu vagina por dentro y eliminar puntos de tensión muscular más profundos, guiándote desde tu escucha y relajación. En el embarazo, ayuda a prevenir la episiotomía -incisión que se realiza en el periné de la mujer desde la vulva hacia el ano – con el fin de evitar un desgarro de los tejidos durante el nacimiento del bebé.

¡El masaje perineal no es solo para mujeres embarazadas!

¿Podrías responder a las siguientes preguntas?: ¿Qué espacio ocupa tu vagina en tu cuerpo? ¿Cómo es por dentro? ¿Cómo son los movimientos que puedes hacer con tu suelo pélvico?

Si no has podido responder a estas preguntas, es momento de dar un paso más hacia ti, explorarte y conocerte.

¿En qué consiste?

Un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico podrá ayudarte a ello, con el masaje perineal o con otras técnicas.

El masaje perineal incluye: mirar, tocar y mover la vulva, la vagina y el suelo pélvico; así, se crea una memoria muscular (ayuda a la propiocepción), es decir, permite reconocer de forma más fácil estas zonas del cuerpo, habitualmente, borradas u ocultas.

Masaje perineal en CoWoman

Si no estás embarazada

Una sesión de masaje perineal en Cowoman va desde aprender a autoexplorarte (lo haremos juntas, te acompañaremos mostrándote diferentes formas de hacerlo) a descubrir el movimiento de tu suelo pélvico y el espacio interno de tu vagina. ¡Y mucho más!

Masaje perineal en embarazadas

Si estás embarazada, podrás aprenderlo sola o con tu pareja. Para realizarlo, será importante, que estés cómoda (o cómodos). Tendréis un abanico de posturas para elegir cuál de ellas os ofrece más confort: sentada con tronco reclinado apoyado y piernas flexionadas, de pie con las rodillas flexionadas y un brazo y/o cabeza resposando sobre una mesa (dejando una mano libre)…

¿En qué consiste el masaje perineal?

Se masajea suavemente la zona externa de los tejidos perineales (entre vagina y ano) y también, es necesario entrar con uno de tus dedos en el interior de tu vagina. Podrás acompañarlo, como decía, con el movimiento de tu suelo pélvico y si te apetece, añadir el trabajo de un vibrador, externamente, para aumentar la flexibilidad de los tejidos.

Para realizarlo, puedes utilizar lubricante de base acuosa o aceite vegetal bio (sin parabenos) como el aceite de oliva o de coco, para evitar alterar el ph de tu vagina y cuidar la mucosa interna.

Preparación al nacimiento

En la preparación al nacimiento, el masaje perineal necesita ir acompañado de una buena alimentación e hidratación para preparar el tejido del periné para el parto y favorecer su regeneración en el posparto (formación de colágeno). Además, para cuidar todavía más de tu suelo pélvico, van a ser importantes: el movimiento libre de la pelvis, la expresión de la voz y la dirección e intensidad de los pujos.

¿Cuándo iniciar el masaje perineal?

Puedes empezar el masaje perineal a partir de la semana 32 de embarazo, y antes, utiliza ese tiempo (por ejemplo, de la semana 30-32) a la autoexploración. Te recuerdo que ¡el masaje perineal no duele! Si aparece el dolor, no dudes en parar y consultar a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, realizará una valoración individualizada y determinará qué rutina o acompañamiento necesitas en la práctica del masaje perineal.

Para realizar este masaje desde el instinto, elige un momento de tu tiempo en calma, creando un ambiente relajado con aquellos elementos que te ayuden a conectar contigo misma. Seguir los pasos de una técnica no es suficiente para conocer y flexibilizar los tejidos de tu suelo pélvico.

Y si necesitas ayuda, no ¡dudes en pedirme una cita!

Un abrazo muy cariñoso a todas,

Yolanda Ribas

Lee, escribe, comenta y participa en el artículo de este blog.

Sobre la autora

Fisioterapeuta especialista en salud de la mujer, uro-ginecología, obstetricia, parto y movimiento y fisiosexología (salud sexual).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Suscríbete

Apúntate a nuestro newsletter y no te pierdas ninguna novedad.

 

¡Te has suscrito correctamente!