Menopausia y sexualidad

Menopausia y Sexualidad: Navegando por los cambios físicos y emocionales

Por Yolanda Ribas
14 de junio de 2024

Menopausia y sexualidad es un tema sobre el que se consulta de forma habitual a las especialistas en fisiosexología.

La menopausia es una etapa de transformación hormonal, en la que se producen cambios físicos y emocionales, que pueden tener mayor o menor relevancia en función de cómo te estés cuidando, de cómo son o han sido tus hábitos de vida (alimentación, sueño/descanso, actividad física…), y de cuánto te conoces a ti misma. Estos cambios afectan a todas las mujeres. Hablamos de menopausia cuando se produce de forma natural, quirúrgica (extirpación de los dos ovarios), o por fármacos que bloquean los efectos de los estrógenos.

No es una enfermedad, cuyos síntomas se deban curar, sino como dice Gemma Ruíz en su artículo sobre la menopausia: “puede ser una etapa de reflexión”, de darte permiso para ser libre, de sabiduría y de un nuevo comienzo en tu escucha corporal y emocional:

Es el momento de preguntarte ¿Cuáles son tus necesidades? ¿Qué necesitas en estos momentos? ¡Responde rápido! Y también es tiempo de descubrir cómo funciona, ahora, tu organismo. Este movimiento puede llevarte a una nueva forma de vida.

Menopausia y sexualidad

En consulta, vemos a menudo a muchas mujeres en esta fase de la vida con una misma disfunción sexual: acuden a consulta por dolor en las relaciones sexuales (dispareunia): algunas, la han tenido siempre; otras, sin embargo, no es la primera vez que la padecen o han tenido periodos alternos de dolor y disfrute sexual.

Su primer relato suele ser: “Ya sé que por la sequedad vaginal que tengo es normal que tenga dolor, mis amigas también lo viven, algunas han dejado de tener relaciones sexuales” Oh no! Y así, se normaliza el dolor durante la penetración!, Sí, lees bien, se normaliza!

Sucede algo parecido con el síndrome genitourinario (incontinencia urinaria al toser, estornudar…) que se asocia al inicio de la menopausia y también, se normaliza tener pérdidas de orina a partir de cierta edad.

Ni una situación ni la otra deben darse en la menopausia, si se dan, es momento de hacer una valoración de suelo pélvico por un fisioterapeuta. Sabemos que con la edad el suelo pélvico se debilita o puede que tengas alguna cicatriz de episiotomía o desgarro que nunca has revisado. ¡Tiene solución!

Momento para autoconocerse

Es momento de cuidarte, de reconocer tu vulva y tu vagina, de mover tu suelo pélvico. Para ello utiliza un espejo.

  • Mueve la vagina para evitar la atrofia vaginal,
  • Mantén una buena hidratación de tus tejidos para disminuir la sequedad
  • Cuida tu microbiota vaginal* (microorganismos que nos protegen la inmunidad)
  • Ten orgasmos, Sí! Durante el orgasmo la vagina se contrae rítmicamente, los tejidos se nutren y revitalizan. ¡Acércarte al placer!

La sexualidad contigo misma o compartida se convierte en un juego y deja de ser un esfuerzo, si hasta ahora lo ha sido, puede dejar de serlo. Trata de dejar ir aquello que impide que te relajes, escucha a tu cuerpo y a esas necesidades que antes comentábamos. 

Antes de compartir tu sexualidad, conoce tu cuerpo, conecta con tu intimidad, sensualidad y placer.

  • Puedes comenzar explorando tu respiración: inspirar y alargar la espiración ayuda a que puedas acercarte a tu propia relajación.
  • Sigue en diálogo contigo misma a través del tacto, acariciándote con atención, sintiendo cada detalle, sin prisa, no importa qué pasara después, quédate contigo y tus caricias. Puedes hacerlo también como juego con tu pareja o la persona con la que compartas tu sexualidad, puedes pedir cómo quieres que te acaricie (ritmo, presión, probando alguna textura…), que te susurre o masajee. Recibe.
  • Sigue respirando, ¡por si te habías olvidado! 

Tanto si estás sola como acompañada, crea un espacio, que te envuelva: bello, con la iluminación de una vela, una música relajante, unas sábanas especiales, un ambiente amable y cálido. 

Tienes la capacidad de sentir placer. Puede ser que aparezcan momentos en la vida donde disminuya tu líbido, pero la capacidad de sentir placer no disminuye. Crea esos encuentros contigo misma o con tu pareja. 

¡Déjate sorprender!

¿Necesitas ayuda?

Si te apetece que te acompañemos en este camino, ya sabes, te espero, te esperamos en Cowoman!

Un abrazo cariñoso!

Yolanda 

*Para cuidar de tu microbiota vaginal, en CoWoman trabajamos en equipo y Mónica Rodríguez puede ayudarte! 

Lee, escribe, comenta y participa en el artículo de este blog.

Sobre la autora

Fisioterapeuta especialista en salud de la mujer, uro-ginecología, obstetricia, parto y movimiento y fisiosexología (salud sexual).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Suscríbete

Apúntate a nuestro newsletter y no te pierdas ninguna novedad.

 

¡Te has suscrito correctamente!